Translate

viernes, 23 de agosto de 2013

Geinoh Yamashirogumi - Ecophony Rinne (1986)



Grupo japonés que acabo de descubrir y del cual me he enamorado. Uno llega un momento en que cree haberlo escuchado todo pero de vez en cuando surge alguna agrupación que nos hace ver que la creatividad humana no tiene límites.

Logotipo del grupo
Este raro nombre corresponde a un colectivo musical japonés formado en 1974 por unas doscientas personas, desde periodistas, médicos, ingenieros, estudiantes, empresarios... hasta amas de casa, todos dirigidos por Oohashi Tsutomu, más conocido por Shoji Yamashiro. Este polifacético personaje se podría comparar con Leonardo da Vinci por el bagaje de conocimientos que tiene: composición, producción, dirección musical, etnomusicología, acústica, informática, ciencias medioambientales, ciencias de la información, biología molecular, vida artificial, antropología, ingeniería Kansei, etc. Y como todo buen genio también fue bohemio en su juventud ya que perteneció a una especie de comuna hippie tras la Segunda Guerra Mundial. Además os comento que él no se considera profesional ya que según sus propias palabras los profesionales están demasiado preocupados por el dinero.

El nombre del grupo viene del seudónimo de Oohashi, Shoji Yamashiro y se podría traducir por Grupo Público de Arte de Yamashiro. Fusionan la tradición musical y la experimentación con los últimos avances electrónicos teniendo en cuenta sobre todo el respeto por la naturaleza, tan presente en la cultura japonesa. Han recopilado música de medio mundo en poco más que una docena de trabajos y por ello no os extrañe que cada disco no tenga nada que ver con el anterior logrando que cada uno sea como un "sobre sorpresa" que vas descubriendo según vas sacando los temas. 

Este disco que presentamos hoy es el noveno y con él comienzan a crear sonidos con el ordenador pero como el sistema Midi de los años 80 no podía alterar la afinación de la tradición gamelan tuvieron que aprender ellos mismos a programar cada instrumento. Estos sonidos llamaron la atención de  Katsuhiro Otomo, que les encargó la banda sonora de Akira.




Pues bien, éste sería el primer lanzamiento de la trilogía, Akira sería el segundo y el último será Ecophony Gaia publicado en 1990, que curiosamente y para desgracia de sus fans es el último trabajo editado hasta la fecha. Actualmente se dedican a representaciones musicales y escénicas en el Kecak Festival.

El álbum consta de cuatro movimientos basados en los ciclos eternos de nacimiento, muerte y resurrección. Se fusionan la cultura balinesa, tibetana y japonesa con voces etéreas (sin emplear cantantes profesionales) y percusiones tanto de tambores japoneses como de una orquesta gamelan balinesa cuyo sonido más característico aparte de los gongs es el jegog. Todo es efímero, la germinación y la destrucción son el mismo fenómeno. Tal como reza su segundo tema: "Caer como las flores, destrucción gloriosa". Publicado por el sello japonés Invitation  en 1986 aunque este ripeo que os ofrezco pertenece a una edición de 1994.

3 comentarios:

B. Rother dijo...

Caramba! Qué buena sorpresota Faustinger, muy buen descubrimiento el que has hecho. Una chulada, qué música tan especial y genial esta, hecha con tantos detalles y primor.

Gracias por la dedicatoria y por la dedicación que pones en esto. Quíen diría que todavía tienes tantas cosas tan buenas como estas bajo la manga. Por lo menos para mí es totalmente nuevo y estupendo.

B.Rother.

Alfredo Daniel R.R. (Satv) dijo...

Muchas gracias, este es un disco increíble, sin lugar a dudas lo mejor que eh escuchado.

KhanhLe dijo...

Could you please reupload?