Translate

lunes, 5 de octubre de 2015

Carlos Izquierdo - El pianista mínimo (2015)




El pianista mínimo (EP, 2015), es el último trabajo del compositor Carlos Izquierdo. Este disco es la parte estrictamente musical del trabajo más completo que lleva el mismo nombre y que incluye una colección de fotografías y una lupa (ver la reseña en el sello Luscinia).

Las piezas que lo forman han sido compuestas a lo largo de un año, a camino entre Alicante, Canadá (donde Izquierdo grabó su segundo album, Ciel de lucioles) y Alemania y Polonia (durante la gira 'Tour de lucioles'); y mantienen el carácter emotivo, melancólico y envolvente de las composiciones a piano solo de Carlos Izquierdo, pero ahondando más en el minimalismo y las posibilidades musicales que este estilo permite desarrollar.

Compuesto únicamente de dos piezas (hay una tercera como bonus track para los que descargan el álbum), Wanderlust es principalmente una obra contemplativa, más melódica y rica en armonías, mientras que Aquest lloc potser senzill, la segunda, es profundamente minimalista en la composición, pero consiguiendo también transmitir esa belleza que caracteriza la obra del autor.




El disco ha sido grabado además en un entorno peculiar: la librería Pynchon&Co, de Alicante. Entre libros de poesía y ensayos de filosofía, junto a clientes que esa tarde pasaban por allí, creando una sensación más abierta, de concierto en directo y no de estudio, que le da más viveza a la grabación. El piano fue además modificado acústicamente, mediante telas en las cuerdas, para conseguir un sonido más suave, tenue y ambiental.

La portada del disco es obra de Marcos Aldeguer, con quien Izquierdo ya había trabajado en las portadas de los discos anteriores, y representa la sencillez y naturalidad de este álbum a la perfección con un dibujo de un solo trazo que representa la silueta de un pianista.

Espero que lo disfrutéis.


2 comentarios:

Antonio x dijo...

Carlos Izquierdo, que conocí precisamente en este blog, es uno de los compositores e intérpretes españoles que más me gustan. Qué curioso las texturas que consigue manipulando las cuerdas del piano de esa forma!

Jaime Ramos Méndez dijo...

El piano en su esencia más elemental y sonoridad más sincera.